viernes, 23 de agosto de 2013

Mirando el mundo a través de la física

En esta ocasión el Centro de Investigación de aprendizaje y neurodesarrollo comparte una entrevista llena de pasión, gusto por la ciencia y la enseñanza, ya que tenemos el honor de compartir la experiencia de uno de las mentes brillantes que son parte de este centro y que por mucho tiempo se nos había escapado, pero finalmente le alcanzamos y por supuesto aprovechamos muy bien la oportunidad.

CIAN: Daniel, eres un ruso llegado a los Estados Unidos por que posees una mente especial para entender y enseñar física, cuéntanos un poco de ti y de tu trayectoria.

Daniel Yelizarov: No hay mucho que decir, nací en San Petersburgo, en Rusia, en ruso se escribe Санкт-Петербур,  que es la segunda ciudad en importancia de Rusia, se encuentra en la región de Leningrado, y lo curioso es que el nombre de mi ciudad es de origen Holandés y significa San Pedro, con lo cual se denota la relación con muchas otras culturas a través de la historia. 

Crecí amando los números, y siempre supe que estudiaría algo en ciencia y decidí que la física era lo mío, Estudie en la Universidad Estatal de San Petersburgo y me gusta la física porque tiene relación con muchas otras ciencias. Por ejemplo, muchos físicos trabajan en Wall Street porque hay un área que explica la relación de la física con la economía.

En el Centro hemos discutido varios artículos sobre la relación entre la física cuántica y las redes neuronales, que podrían unificar a las neurociencias, pues ellos están llenos de datos pero no tienen un camino claro, por eso me gusta la física, pues puedes explicar el mundo con ellas.

Llegué a los Estados Unidos, invitado para estudiar y enseñar física.

CIAN: No hay mayor gozo que verte explicando temas que para otros pueden ser complejos, pero tú los explicas como si estuvieras hablando de tu gato, así que la pregunta obligada es: ¿por qué para muchos es tan difícil es estudio de la física?

 Daniel Yelizarov: Yo no creo que sea difícil pero creo que tu pregunta me permite explicar el fenómeno llamado repugnancia académica el cual consiste en tres grandes mitos:
El primero se relaciona con la percepción de la capacidad de las personas hacia ciertos temas, de ahí que los latinos, los afroamericanos y las mujeres piensen que no tienen habilidades suficientes para estudiar física o matemática avanzada.

No tiene que ver con su capacidad probada para entender los temas, solo con la idea social de que no pueden.

El segundo mito es que la física es para personas muy inteligentes y cualquiera que tenga un nivel medio en el examen SAT no puede acceder a la física teórica. Pero en realidad el aprendizaje de la física no tiene nada que ver con la inteligencia.

El tercer mito es que si estudias física tu futuro está en las aulas, enseñando física a un montón de adolescentes mal hablados a quienes no les interesa lo que tú tienes que decir, pero la física tiene impacto en muchas áreas de la vida cotidiana y de otras áreas teóricas y aplicadas.

CIAN: Yo recuerdo que uno de las primeras discusiones que tuvimos, cuando te integraste al Centro, es que la escuela rusa tiene una larga tradición en temas de ciencia teórica y aplicada, y de ahí tu llegada a los Estados Unidos, me gustaría que nos compartieras esa respuesta que me parece que da una pista de por donde navegar en la enseñanza de la ciencia.


©Alma Dzib Goodin
Daniel Yelizarov: creo que ya veo las cosas distintas después de tantas charlas con ustedes, pero… aquí va: El modelo Ruso de Educación comienza a muy temprana edad, y lo que nunca deja de lado es la curiosidad del alumno por aprender, podemos hacer miles de preguntas y siempre vas a encontrar quien las responda. Ahora bien, si me preguntas por el arte, siempre estas rodeado de arte, si me preguntas por la ciencia, siempre encuentras algo que te llame la atención, hay mucho para tener acceso a las diferentes áreas del conocimiento. Creo que la clave después de charlar tanto son los miembros del CIAN, que tienen entornos culturales y educativos tan distintos, es que a diferencia de América Latina, a nosotros nos dejan ser nosotros mismos y cometer errores, aunque los rusos somos perfeccionistas, obsesivos, pero respetan tu forma de ser y de hacer.

CIAN: recuerdo una charla con la directora del centro, Linda Sanders, que son las neuro expertas del centro y tú, cuando ellas comentaban de un niño con problemas motores finos y tú les dijiste que le dejaran brincar como conejo. Creo que todos pensamos que estabas bromeando pero tu explicación creo que tiene una utilidad estupenda, ¿nos la puedes compartir?.

Daniel Yelizarov: La gravedad y la presión atmósferica ejercen una fuerza sobre los músculos de las personas y criaturas que viven en la tierra, si vas en contra de esas fuerzas, ejerces energía que permite transferir el esfuerzo a otras áreas, por eso a los rusos nos gusta bailar y brincar como conejos. Eso no nos hace más inteligentes, pero conocemos como ejercer fuerza, cuando el niño escribe, puede reconocer la fuerza de gravedad que él ejerce sobre la hoja de papel y le es más sencillo tener control motriz.

CIAN: Si no hubieras estudiado física ¿qué habrías hecho?

Daniel Yelizarov: hace unos días, jugando con mi gato tuve la idea de que hubiera estudiado el cerebro, la verdad es que las charlas con todos ustedes me dejan entusiasmado, cuando escucho a la directora del CIAN hablando de los bichos y de las flores y de la necesidad de modelos evolutivos, me deja esa idea de querer saber más. Sé que se enoja cuando le digo bichologa, pero esa idea suya de entender el aprendizaje humano a través de los bichos y que el autismo es principalmente errores de diagnóstico es ¡simplemente fascinante!.

Llegué al Centro porque me gustaba explicar la física pero cuando te topas con una nanotecnóloga, un matemático, un historiador, una doctora en educación, una neurocientifica y una neurobióloga y como en las caricaturas, los mezclas a todos y te resulta una idea peculiar sobre el aprendizaje de la cual quieres seguir aprendiendo, me doy cuenta que este es el lugar donde quiero estar, con tantas perspectivas que apuntan hacia lo mismo.

CIAN: Si tuvieras mucho dinero y pudieras diseñar una escuela, ¿qué le pondrías?

Daniel Yelizarov: Le pondría galleta, como dice alguien a quien admiro mucho, luego le pondría color, y mucha pasión, por que ¿sabes? La enseñanza no tiene que ver con dinero, eso ya lo comprobé, en el Centro atendemos a personas de todos los estratos socioeconómicos, y de muchos bagajes culturales, a veces tengo que poner mucha atención para entender el acento de un hindú o de un hispano, pero cuando tienen ganas, cuando tienen motivación, cualquier problema se convierte en una excusa para aprender. 

Recuerdo una chica que no entendía cálculo diferencial, y que estaba a punto de dejar su materia de mecánica clásica, pasó horas lamentándose que no tuviera el cerebro para ello y que lo mejor sería largarse con el primer fulano, casarse y tener hijos y olvidarse de su sueño de estudiar física teórica… ¡todo un drama!.

Por cada vez que ella se quejaba, yo hice un avión de papel, y cuando dejó de lamentarse por su idea de estudiar, comenzamos a lanzar los aviones, y comenzamos a hacer cálculos y terminó no solo entendiendo, sino consiguiendo una beca para estudiar física aplicada en Oxford.

Así que cuando leo o veo esos discursos ilusos sobre el futuro de la educación, hago un avión de papel, pues las ideas educativas siguen centrándose en el increíble negocio de los currículos extensos y las pruebas, donde no hay futuro, el futuro está en el proceso de aprender, y de lograr que ese aprendizaje, cumpla los sueños, de quien sea.

2 comentarios:

  1. ¡En verdad qué entrevista tan interesante! No cabe duda que una opinión distinta puede hacer la diferencia. Y me refiero a que con el entusiasmo que trasmite Daniel y esa alegría por la física y las matemáticas es muy fácil contagiarse y querer uno también aprender.

    Se me hizo interesante algo que él comenta y que es el hecho de que mediante el contacto con más personas, con sus opiniones, conociendo su trabajo, su esfuerzo, uno también empieza a tener una percepción distinta de otros aspectos.

    ¡Los felicito por la entrevista!

    ResponderEliminar